Embarazo y visita al dentista


Durante el embarazo es muy conveniente hacer una visita al dentista. Voy a explicar por qué y que importancia tiene.

embarazo

Lo primero decir que en el embarazo se producen una serie de cambios en la cavidad oral:

  • Cambios hormonales: puede aparecer gingivitis. La gingivitis es la inflamación de la encía, el principal signo es un abundante sangrado. Los responsables son los estrógenos y progestágenos, que dilatan los capilares de las encías.  En mujeres propensas, puede desarrollarse incluso una periodontitis, que implica ya una destrucción de hueso con daños irreversibles.
  • Dieta: durante el embarazo son frecuentes los ataques de hambre en la mujer, que si no es muy rigurosa con la dieta, puede decantarse por alimentos ricos en sacarosa como son dulces, pasteles, chocolatinas, bollos…  Es normal que durante el embarazo se tenga mayor apetencia por alimentos dulces, lo que conlleva un elevado riesgo de caries.
  • Microorganismos: durante el embarazo cambia la composición bacteriana de la boca. Está demostrado que la progesterona favorece el desarrollo de la bacteria Prevotella Intermedia, que se ha asociado con gingivitis.

Veamos que repercusión pueden producir estos cambios:

  • Aparición de enfermedades periodontales: como ya hemos dicho, en el embarazo puede aparecer tanto gingivitis como periodontitis, que son enfermedades infecciosas e inflamatorias de los tejidos que rodean a los dientes. Existen estudios que sugieren que la enfermedad periodontal en el embarazo es una factor de riesgo de bajo peso al nacer y parto pretérmino. Esto se debe al aumento de mediadores de la inflamación capaces de atravesar la placenta.
  • Alteraciones de la mucosa oral: en el embarazo puede aparecer una lesión llamada granuloma del embarazo o épulis del embarazo. Se produce por el aumento de la progesterona e intervienen irritantes locales y bacterias. Es una lesión redondeada, roja, lisa y globulada que aparece en la encía. A veces también puede aparecer en la lengua y el paladar. Suele desaparecer tras el parto.
  • Caries:  existe la creencia de que el bebé consume el calcio de los dientes de la madre. Esto no es verdad.  Los dientes de la madre se formaron durante la infancia y, a diferencia de los huesos, no pueden perder calcio. Sí es verdad que se pueden dañar principalmente por el ácido de los vómitos que se sufren en el embarazo, el reflujo gástrico, el aumento de consumo de azúcar y el descuido del cepillado dental.

Por último, como podemos evitar que ”cada embarazo cueste un diente”:

  • Visita al dentista para realizar una revisión: si es necesario realizar una limpieza bucodental.
  • Cepillado de dientes tres veces al día.
  • Tras el vómito, esperar 15 minutos para cepillarse (por la erosión del ácido) y utilizar un enjuague con flúor.
  • Evitar consumir bebidas azucaradas y dulces entre horas.
  • Si se padecen caries, esperar al segundo trimestre para realizar las obturaciones

¿Cuándo se debe ir al dentista?

En el primer trimestre se puede hacer una revisión y limpieza dental, no se deben hacer intervenciones dentales tratamientos de urgencia. En el segundo trimestre los órganos del bebé ya se han formado y es seguro realizar obturaciones. Si esperamos al tercer trimestre es problemático por las molestias y la posición en el sillón. Esperar hasta después del parto puede ser peor porque las madres se centrarán en el cuidado del bebé y se agravarán mucho más los problemas bucales. Recuerda que no se pueden realizar radiografías durante el embarazo.

 

Si tienes alguna duda acude a visitarnos a la Clínica Dental Beatriz López en Utrera, Sevilla. Estamos en la calle Otoño Nº2, local 6. Puedes pedir cita en el teléfono 955 49 29 29.